Antes de que se realice el recambio legislativo, Horacio Rodríguez Larreta presentó “Visit Buenos Aires”, un proyecto que aborda la creación de un ente de fomento del turismo extranjero. Sin embargo, algunos de sus puntos generaron controversias.

El martes pasado, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires envió a la Legislatura porteña un proyecto de ley para crear un ente público no estatal, sin fines de lucro, denominado “Visit Buenos Aires” (VBA), que de aprobarse estará dedicado a promover la promoción internacional de la metrópoli como destino turístico, a través de la administración de sus recursos, con el objetivo de maximizar las oportunidades del turismo internacional, potenciando su impacto económico y social en el territorio de la ciudad. Según especificaron, este se financiará con el cobro de un Derecho de Uso Urbano (DUU) a los turistas internacionales (mayores de 12 años), “como aporte especial por el derecho al uso y goce del espacio público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, explicaron. Cabe mencionar que en más de 150 ciudades del mundo, entre ellas Barcelona, Berlín, París, Roma, Puerto Iguazú y Montevideo, también cobran una tasa similar.
“Los fondos que ingresen por aplicación de este derecho se depositarán exclusivamente en una cuenta bancaria única que recepte pesos y dólares, cuya titularidad corresponderá a Visit Buenos Aires”, detallan en el escrito.

Los procesos
El DUU se cobrará por noche y por persona, dependiendo de la característica del servicio turístico: los que se hospeden en establecimientos 3 estrellas deberán abonar 0,50 dólares; en hoteles 4 estrellas, 1; en 5 estrellas, 1,50; en hoteles boutique, 1; en apart-hotel, 0,50; los alquileres temporarios, 1,50; y los cruceros, 1. “Para el pago, se considerará el tipo de cambio oficial vendedor del Banco Nación, al cierre del día anterior a la fecha de realizarse la operación”, especifican.
A su vez, en el artículo 8 precisan que el ente estará integrado por un Directorio. Este tendrá un presidente, que será la máxima autoridad del Gobierno de la Ciudad de quien dependa el área de Relaciones Internacionales; y podrá ser designado y removido por el jefe de Gobierno; un representante del sector público, que será el presidente del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires; dos representantes más del sector público, designados por el jefe de Gobierno; y cuatro representantes de las cámaras empresariales con directa vinculación al turismo en la Ciudad, correspondiéndole una vacante a la filial Ciudad de Buenos Aires de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT); una a la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de Buenos Aires (Ahrcc); otra a la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo de Buenos Aires (Aviabue); y por último uno del Buenos Aires Convention and Visitors Bureau (BAC&VB).
El Directorio se reunirá como mínimo dos veces por año, teniendo sus integrantes voz y voto. Por su parte, en caso de empate el presidente contará con doble voto.

Repercusiones
Según comunicaron a Rèport, el proyecto puede tener modificaciones hasta último momento; incluso, también pueden realizarse cambios posteriores a su aprobación. A la hora de hablar acerca del tiempo que podrían tardar para aprobarlo, una fuente del sector aseguró que “la intención es que salga sí o sí esta semana”.
“Para nosotros es una causa muy noble y clara”, manifestaron desde la entidad. Pero, a pesar del optimismo, las críticas no tardaron en llegar. Referentes del sector privado confiaron a este semanario que “no están de acuerdo con ciertos puntos del proyecto” que se redactó sin su presencia. “Pensar en una articulación público/privada e iniciarla sin la parte privada es complicado. Genera un poco de dudas respecto al futuro”, indicaron. Y agregaron: “Tuvimos charlas previas con representantes del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires pero ni siquiera sabíamos cómo era el proyecto de ley, solo teníamos un boceto”.
Por su lado, Ariel Amoroso, presidente de la Ahrcc, señaló: “Lo competitivo de la ciudad tiene que ver más con el tipo de cambio actual, cosa que es coyuntural; el impuesto queda para siempre. Yo estaría de acuerdo con una tasa de este tipo si a Buenos Aires le sobraran turistas, pero la realidad es que esto no sucede”.
Por su parte, Roberto Amengual, presidente de la AHT, declaró que no ve con buenos ojos ciertos artículos, como por ejemplo el 8. “Son cuatro representantes públicos y cuatro privados, pero en caso de empate, el presidente (que corresponde al público) tiene voto doble. Es decir que ante cualquier duda, tienen la mayoría”.

Proceso de cobro
Este es otro de los puntos que genera discordia ya que en el proyecto “no está claro”
cómo van a aplicarlo. “En los primeros nueve meses del año, la hotelería facturó 17.000 millones de pesos; con esto tenés un promedio de entre 3,5% y 4,5% de ingresos brutos para la ciudad, dinero suficiente como para promocionarla”, señaló Amoroso.
“Esperemos que este punto quede más claro porque, por ejemplo, cuando uno habla de clientes corporativos en el exterior, la mayoría de las cosas se cobran afuera y se pagan a cuenta corriente; entonces, por más que se quiera eximir de un montón de costos, esto tiene otros administrativos para el hotel. Si tengo que trasladar automáticamente esto a dólar, ya incurro en una pérdida”, sostuvo Amengual.